Los 6 errores que estás cometiendo al conservar el pan

El pan y el tomate tienen un par de cosas en común.

La primera, que gastronómicamente se entienden de maravilla 😋.

La segunda, que seguramente algún familiar de más edad te habrá dicho que “ya no sabe como antes”.

No estamos seguros de por qué se diferencia tanto el sabor de los tomates del súper, pero sí nos hacemos una idea de por qué el pan es distinto.

Seguro que te habrán dicho que el pan, antiguamente, estaba más bueno.

Aunque a día de hoy existan panaderías artesanas como La Cistella del Pa, sí es verdad que muchos consumidores adquieren en su día a día pan de mala calidad.

Además de esto, un factor clave para mantener el pan sabroso es la conservación del mismo. Hoy queremos darte algunas indicaciones para conservar el pan de la mejor forma posible.

¡Todo sea para que se mantenga delicioso y con todas sus propiedades durante el máximo posible!

Los 5 errores que haces al conservar el pan

1. Metes el pan en la nevera

¡¿?!

Sí, hay quien lo hace.

Tenemos que destacar que las condiciones en las que conservamos el pan son más que importantes. Como muchos otros productos, lo más recomendable es hacerlo en un lugar “fresco y seco”.

Es decir, en una despensa o zona donde reciba poco calor y tenga una humedad reducida.

2. Lo metes en una bolsa de plástico

Este error al conservar el pan es mucho más común.

Normalmente, se concibe el plástico como un envoltorio mágico que conserva los alimentos por tiempo indefinido.

Pues bien, en el caso del pan, es todo lo contrario.

El pan tiene que “respirar” (como si fuera un ser vivo) por lo que encerrarlo en una bolsa de plástico es contraproducente.

Lo más recomendable para guardar el pan a temperatura ambiente es hacerlo en un paño, papel de cocina o en una bolsa de tela.

Así, un pan artesano de calidad puede durar varios días en condiciones óptimas.

3. Congelar el pan

Sí, el pan se puede congelar. De hecho, es recomendable si vamos a estar varios días sin consumir.

Eso sí, lo más recomendable es hacerlo cuando esté frío (mejor para el pan y para tu factura de la luz) y siempre (siempre) en una bolsa hermética. Sí, de esas con una especie de cremallera.

Ahora bien, una cosa de lo más óptima es congelarlo dividiendo raciones. Es decir, pensar cuánto pan gastas en un día e ir dividiéndolo en distintas bolsas.

Pan cortado en rebanadas

Con esto te garantizas de que no se rompa la cadena del frío y siempre se mantenga en condiciones óptimas.

¿Y lo de la bolsa hermética, a qué viene?

Si dejas el pan tal cual en el congelador, lo más probable es que al sacarlo se haya quemado por el frío y tenga sabor a guisantes, filete empanado y medallón de merluza (o lo que guardes allí).

4. Descongelar mal el pan

Ahora, la siguiente fase del proceso.

Conservas bien el pan en diferentes bolsas herméticas y lo sacas cuando corresponde. ¿Y eso cuándo es?

Tienes unas cuantas opciones, aunque la más usada es la menos recomendable.

La primera de ellas, la más natural y pausada, es la de sacarlo y envolverlo en un trapo durante varias horas.

¿Quieres más velocidad? Ponlo en la tostadora y a esperar.

También puedes usar el horno y darle un golpe de calor fuerte para que salga bien crujiente.

La opción menos recomendable, como decimos, es también la más usada. Lo de meterlo en el micro ya sabrás que no siempre tiene resultados óptimos.

Un pan calentado en el microondas, aunque se haga rápido, se vuelve demasiado blando y chicloso. 

5. Compras el pan equivocado

Puedes envejecer esperando que un cerezo dé magdalenas en lugar de cerezas. O también que un pan de baja calidad se comporte como uno artesano.

La calidad del pan, las harinas usadas y el tipo de fermentación influyen (y mucho) en factores determinantes como el tiempo de conservación del pan.

Relacionado: Cómo distinguir un buen pan en 7 claves.

Un buen pan, un pan artesano, aguantará varios días si se conserva adecuadamente. Uno de la gasolinera, por muy bien que lo hagas, esta tarde estará más duro que cinco pesetas.

También hay que considerar que ciertos tipos de panes, como el de centeno, aguantan mucho más. Y que también, los panes alveolados (que tienen mucho aire en la miga, como la chapata) suelen estropearse antes que otros de miga más densa.

¡Ten todo esto en cuenta!

Recuerda que en nuestra panadería artesana en Barcelona tenemos panes preparados y cocidos de la forma tradicional. Solo así se mantienen las propiedades y beneficios nutricionales de los mismos.

¡Tip extra! ¿Tiras el pan que se pone duro? 🤦‍♂️

¡El pan duro no se tira!

Tirar el pan duro es un desperdicio.

Si has conservado bien el pan, y este es de calidad, da igual que se te ponga duro. Hay millones de recetas y cosas que puedes hacer con él.

Si lo rayas, tendrás un ingrediente de primerísima calidad para hacer croquetas, filetes empanados… ¡lo que quieras! También puedes usarlo para cortarlo y hacer picatostes, o un delicioso gazpacho.

¿Ya sabes lo que hacer para que el pan se conserve lo máximo posible? ¿Tú tienes un truco para hacerlo más duradero?

¿Cuéntanos!

Masa madre del pancomida sana pan artesano

Al continuar utilizando nuestro sitio web, usted acepta el uso de cookies. Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información. Además puede consultar nuestro AVISO LEGAL y nuestra página de POLÍTICA DE PRIVACIDAD.

Cerrar